domingo, 15 de enero de 2012

Mis polluelos...

Hoy os quiero hablar de mi polluelo mayor.
Es alto, fuerte, delgado, con ojos color miel, pelo castaño y fuerte, labios perfilados... Será un rompecorazones.
También es muy inteligente aunque un poco despistado, cariñoso pero a veces gruñón, protector y por eso sufre mucho, se preocupa mucho, demasiado por cosas sin importancia, es muy muy responsable...
Acaba de cumplir 8 años y ya parece un preadolescente! Da vértigo pensar en lo que se avecina...
Me acuerdo cuando nació; le esperabamos el 5 de Enero, pero el 28 de diciembre decidí gastar una broma a PapaGallo (que no papagayo!) y le dije que tenia contracciones aunque me encontraba divinamente. ¿Que podía pasar? Solo me verían y me pondrían monitores, así podría escuchar su corazón mientras el papá esperaba fuera dando paseos de un lado a otro hasta casi gastar el suelo, o eso imaginaba yo. Era un buen plan, pero la inocentada me la llevé yo cuando me dijeron que estaba de parto.
-De parto? De parto? Pero si estoy perfectamente!- decía yo. No tenia ni una sola molestia. Eran las 18:30 y ya me veía en el hospital tomandome las uvas hasta el día que realmente me tocaba parir... No os podéis imaginar el mal rollo que me entró. Pensaba que eso me pasaba por querer hacer la broma!
A las 23:30 empecé a encontrarme fatal y a las 3:00 nació mi primer hijo "después de los dolores" como dice Chiquito.
El parto? Una odisea, con desmayo incluido a causa del chute que me metí de anestesia, hasta pensé que iba a tener gemelos!
Lo mejor? Su carita. Nació perfecto. Todos venían a verle porque se había corrido la voz de que había nacido un niño guapísimo, y no es porque yo sea su madre, es que en verdad lo es.
El mas guapo del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario