viernes, 24 de abril de 2015

Protagonista de la semana

La semana pasada le tocó a mi pollito pequeño ser el protagonista en clase.
Su profe me lo dijo el viernes anterior y, aunque normalmente lo avisa con más tiempo, un fallo de última hora ha hecho que nuestro turno se adelante. Pero no importa porque somos "muy apañados" y podemos con todo (aunque últimamente en casa estamos teniendo muchos cambios que ya os contaré más adelante)
Bueno, a lo que iba. Que nos tocó ser el prota y cada día teníamos que llevar algo que le gustara para enseñarselo a sus compañeros y el viernes tenía que ir su mamá (o sea, yo) a clase para hacer algo...

El primer día llevamos unos cuentos del Señor Coc, un cocodrilo muy divertido y que a mi pollito le gustan muchísimo. Y la verdad es que a sus compis también les gustaron, porque nos pidieron poder verlos otro día.


También hemos llevado a su perrito Scout, un perro de juguete que además que interactuar con el niño, tiene unos cuentos que te va leyendo mientras el niño pasa las páginas. Es muy bonito y, cómo no, Scout también repitió.


Otra cosa que se me ha olvidado es contaros que tuvimos que rellenar un libro con fotos desde que el pollito nació hasta ahora, y además nosotros hemos añadido pegatinas, sellos y hemos puesto algunos gustos, como colores, lo que le gusta hacer, etc. Nos quedó muy chulo!

Como en esta clase las mamás son tan apañadas, estuve pensando que hacer para cada niño, y como la clase este año es la de Blancanieves y los 7 Enanitos, se me ocurrió hacer una manzana a cada niño y llevar unas bolsas hechas con papel para que ellos mismos las decoraran con pegatinas.
Yo empecé fenomenal con las manzanitas, y de verdad pensé que me iba a dar tiempo, pero un día no pude hacer ninguna y eso me descuadró todo.

Estas eran las manzanas:


El día antes de ir, viendo que no me daba tiempo a terminarlas todas, decidí cambiar el plan, y entonces empecé a hacer manzanas pero en gajos, de forma que las podiamos usar para poner en la agenda a modo de adorno o marcapáginas.


De una sentada me hice las 28 manzanas! A los niños les ha encantado, y por los mensajes de sus mamis, creo que a ellas también. Cosa que me alegra un montón.


Y estas eran las bolsitas, super fáciles y rápidas de hacer:

Pero lo mejor sin duda, es haber estado en clase con todos y contarles cosas sobre mi pollito y su familia, porque son unos niños encantadores, muy simpáticos, buenos y muy muy divertidos. Muchas gracias a todos ellos y a su profe.


jueves, 9 de abril de 2015

La historia del ratón Speedy. Parte III.


Tras acostar a los niños y sentarnos un rato en el sofá...
De repente ví algo que corría como un fórmula 1 por el suelo del salón. Yo empecé a gritar bajito (para no despertar a los niños, claro) y el valiente hombre de la casa corrió a cerrar las puertas del salón para que aquella cosita tan rápida no se escapase.
Como íbamos a ver una peli, teníamos unas palomitas y se nos ocurrió poner una cerca del susodicho ferrari, él cual se fue hacia ella como si llevara varios días sin comer. Pobre Speedy. Estaba hambriento. Al fin había aparecido!!

Ay madre! Que follón!! Ahora teníamos 2 Speedy!!
Bueno, para diferenciarles, al escapista le llamamos Houdini y el nuevo se quedó con Speedy.

Lo llevamos a su casita y la verdad es que hicieron muy buenas migas. Como era una casa bastante grande no tenían problemas de espacio. Cada uno campaba a sus anchas. Subían. Bajaban. Se turnaban la rueda de ejercicio. Se hicieron inseparables. Lo compartían todo.


Es una suerte encontrar compañeros de piso tan majos, imaginaros que hubiera pasado si se hubieran caído mal.

Se hubieran pasado el día discutiendo, que si esa zanahoria es mía, que si dame ese trozo de pepino que hoy me toca a mi, que si bájate de la rueda que es mi turno, ... en fin, que tuvimos suerte y todo fue genial.


Pero de repente, un día, la cosa empezó a cambiar. Notamos un comportamiento extraño.

Continuará...