viernes, 6 de marzo de 2015

Tiendas que enamoran

Hoy os voy a hablar de una tienda que no es que acabe de abrir precisamente, es solo que yo la acabo de descubrir y me encanta.
A lo mejor ya la conoceis, pero aun asi os voy a enseñar todo lo que compré el otro dia.

La tienda en cuestion es Hema, y esta en la calle Fuencarral numero 140, en Madrid. Teneis metro cerca, Quevedo, San Bernardo o Bilbao, cualquiera de las tres os va genial.
Su horario también es estupendo, ya que abren de lunes a sábado de 10:00 a 22:00, y los domingos de 11:00 a 22:00. Vamos, que no teneis excusa...

Si veis el escaparate no llama para nada la atención, pero al entrar es como si se hubieran abierto las puertas del cielo!!!
Cuanta cosa, madre mia! Y a buenos precios...
La tienda esta dividida en varias secciones bien divididas, y puedes encontrar desde artículos de belleza, decoración, cosas para el baño, de cocina, para la oficina, para niños (tiene unos juguetes de madera ideales), para fiestas...
Sin duda, la que más me gustó fue la sección de papeleria, donde hice mas compritas, y eso que me resistí mucho. Muchisimo. Muchichisimo.

En casa somos mucho de sellos, todos, hijos y madre. Asi que compré estos sellos de madera para mí y los sellos de letras para el pollito pequeño, que está aprendiendo a leer y le vienen fenomenal.


 No me pude resistir a este taco de notas, simplemente me encanta...

Con estas libretas tuve un problema, y es que son tan bonitas que no sabia por cual decidirme, asi que se vinieron las dos conmigo, y estoy encantada, porque dentro tienen "bolsillos" para guardar esas notitas, tarjetas o pegatinas que siempre llevo desperdigadas por el bolso.

Todo esto es lo que "necesitaba", de verdad! Los marcadores para que no se me pase nada importante , dos rotus (plateado y dorado) porque ultimamente ando muy decorativa, una mini troqueladora y una cajita con lo basico que deberia tener toda mesa...

Y esto sin duda fue el capricho. La etiquetadora con mayúsculas y minúsculas y un recambio de etiquetas en negro, blanco, dorado y plateado, aunque la propia etiquetadora trae su recambio.

Os tengo que decir que le han salido muchos novios, tanto que ya me han pedido que vuelva a ir para comprarle una a cada uno y asi llenar la casa de etiquetas. Pues nada, si ellos piden, tendré que volver...


No hay comentarios:

Publicar un comentario